¿VACUNAS , BUENAS O MALAS?

Esta pregunta hoy en día poca gente se la hace: La gente sigue el protocolo. Cuanto tienes un hijo lo llevas al pediatra al poco de nacer para comprobar que todo este bien y cuando el bebé apenas tiene 3 meses el pediatra empieza a recomendar vacunas. Los padres ante el temor de que el hijo enferme lo vacunan sin contemplaciones. Ni siquiera se paran a  pensar que elementos contienen dichas vacunas. Mientras la gran mayoría de los padres permanecen mirando hacia otro lado, sus hijos continúan sufriendo víctimas inocentes las consecuencias de su ignorancia.

Lamentamos decirles que la vacunación se ha vuelto una fuente de ingresos muy importante para las farmacéuticas y realmente no mejoran el sistema autoimmune de la persona si no que todo lo contrario, las vacunas lo debilitan. Los investigadores del MIT (Massachusetts Institute of Technology), considerada como una de las más prestigiosas universidades de Estados Unidos, han publicado en noviembre de 2012 un estudio abrumador que vincula el aluminio de las vacunas con el desarrollo del autismo, riesgo de muerte prematura, además de celulitis, epilepsia, depresión, fatiga y dolor. Además, también se ha observado una fuerte correlación entre el autismo y la vacuna triple vírica: sarampión, paperas, rubéola.

A los niños en la actualidad se les suministra unas 15 vacunas a lo largo de su vida.  Eso supone una gran cantidad de tóxicos para el organismo, de ahí que surjan todo tipo de enfermedades nuevas como la Esclerosis múltiple, Lupus, Enfermedad  de Chronn, Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple, etc…

Por otro lado,  los recién nacidos hasta que no tienen un año de vida no empiezan a tener un buen sistema autoimmune, por lo que suministrarle antes algún tipo de vacuna no es recomendable. El bioquímico líder en el mundo, Dr. Boyd Haley, en el 2001 advirtió “Una sola vacuna administrada a un recién nacido de sólo 3 kilos es el equivalente de darle a una persona adulta de 90 kilos 30 vacunas en un mismo día.”

¿Pero que contienen realmente las vacunas?

Las vacunas son creadas usando monos, embriones de pollos, y fetos humanos quirúrgicamente abortados, junto con desinfectantes y estabilizadores que incluyen estreptomicina, cloruro de sodio, hidróxido de sodio, aluminio, hidrocloruro, sorbitol, gelatina hidrolizada, formol, y un derivado del mercurio llamado timerosal.  Éste último, como ha declarado la Corte de California es el causante principal de autismo infantil y el síndrome de déficit de atención.

Para ser más exactos, las vacunas contra la difteria, tosferina, y la del tétanos contienen lo siguiente:

-Hidroxido de Sodio: entre otras cosas, puede quemar los órganos internos, causar ceguera, daños a tejidos y pulmones, y es fatal si es tragado. Se encuentra en limpiadores para hornos, baños y escusados.

-Formol: es una neurotoxina que provoca cáncer. También ocasiona insomnio, tos, sangrado de nariz, dolor de cabeza, y sarpudillo en la piel. Es usado apropiadamente para el embalsamiento de cadáveres.

-Acido Hidroclorico: puede destruir el tejido al estar en contacto directo y se encuentra en los limpiadores de aluminio y removedores de oxido.

- Aluminio: Causante de cáncer tóxico.

- Timerosal: Un derivado del mercurio y un preservativo sumamente peligroso. Es creado con una combinación de glucógeno etílico usado para el anticongelante de automóviles, etanol, ácido tiosalicílico, hidróxido de sodio, cloruro etílico mercúrico. Estos químicos son mortales, pueden causar cáncer junto con daños al hígado y el cerebro.

- Fosfatos: estos sofocan toda forma de vida acuática y se encuentran en jabones y detergentes para la casa así como en shampoo de pelo y algunos limpiadores.

Los Amish no se vacunan y apenas se ponen enfermos. Así que rogamos a todas las mamás que sigan su intuición materna antes de vacunar a sus hijos.

NOEMPIRES ADVIERTE QUE LAS AUTORIDADES SANITARIAS PUEDEN SER UN RIESGO PARA SU SALUD!!!